La competición en la Marcha Nórdica

La Marcha Nórdica competitiva es una especialidad deportiva que se manifiesta a través de competiciones en las que los participantes utilizan unos bastones especialmente diseñados para el desarrollo de esta actividad, con el objetivo de optimizar el esfuerzo físico realizado en el movimiento, efectuándose el itinerario a pie, en el menor tiempo posible, aplicando la técnica adecuada, y con el máximo de respeto al medio natural.

Las competiciones de Marcha Nórdica FEDME tienen como objetivo:

- Reunir en competición a los mejores marchadores de nórdica y equipos de las Federaciones Autonómicas y Clubes de Montaña.

- Mejorar el nivel deportivo de los marchadores de nórdica y ayudar a la evolución de esta especialidad deportiva.

- Servir de referencia para la selección de los deportistas que deban representar a la FEDME en las competiciones internacionales oficiales.

La primera competición documentada de marcha nórdica fue promovida por FITTREK en el año 2006, introducida como categoría oficial en la Marathon de Portland. En ese evento ya se utilizó un breve reglamento para ayudar a los directores de carrera a reconocer las técnicas no admitidas en competición.

En el año 2013 y en el transcurso de la Asamblea General Anual de la INWA que se celebró en Gdanks, Polonia se presentó la experiencia de la Federación Polaca de Marcha Nórdica a cerca de la organización de competiciones en Polonia. Dicha experiencia dio paso al primer Reglamento de Competiciones Internacional, no reconocido por todas las partes ya que una de ellas permanece contraria a la organización de competiciones en la Marcha Nórdica.

Dicha competición tiene un formato parecido a la marcha atlética de atletismo, en la que los jueces - árbitros vigilan que el desarrollo de la progresión de los participantes no vulnere los principios fundamentales de la Marcha Nórdica. Se realiza sobre terreno natural con distintos desniveles y distancias.